Guía de supervivencia para tesistas: consejos para hacer la tesis

Tesis, una palabra que infunda tanto terror como respeto entre los estudiantes de licenciatura.

Mitos y leyendas rodean el camino del tesista, presagiando la muerte de la vida social y el éxito académico, o eso es lo que muchos podrían pensar, pero la realidad no es necesariamente así, al igual que la vida, la tesis puede experimentarse de diferentes maneras, sin embargo, en manos de quienes han o están recorriendo el camino, solamente queda compartir la experiencia en espera de ayudar a quienes decidan realizar la tesis.

Tesista del futuro, lo presentado en los próximos artículos será una guía para iluminar tu sendero.

Este artículo está dirigido principalmente a estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UADY, a pesar de lo anterior, el contenido puede ser de ayuda para cualquier estudiante o tesista. Como aclaración, los consejos no son verdades absolutas y su validez puede depender del contexto, por favor, adáptelos a su situación personal si lo considera. A continuación, la guía de supervivencia para hacer la tesis en la FIUADY.

Consejo #001: Solamente si tienes un buen asesor haz la tesis.

A nivel de posgrado como ya hemos comentado en previas entradas, puede ser determinante que un asesor también sea una buena persona, incluso importando la afinidad entre sus personalidades. Muchas malas experiencias pueden provenir de la poca calidad como persona de un asesor, al igual que ocurre en un ambiente de trabajo negativo.

Elige a una persona en quien confíes tanto personal como académicamente, pues durante el desarrollo de un proyecto como la tesis, podrían presentarse condiciones y retos que requieran considerar el factor humano.

El asesor de tesis puede ser no solo un instructor académico, sino también un mentor cuya guía dirigirá los esfuerzos de tal forma que la conclusión de la tesis sea alcanzable (claro, con la cooperación del estudiante). Por estas razones es que la falta de un buen asesor pueda llevar a cuestiones como un cambio de tema, cambio de asesor o mala planeación para concluir el proyecto.

Siempre investiga la experiencia de otros estudiantes con tus posibles asesores. Así también a nivel académico puedes revisar sus publicaciones científicas, verificando por lo menos el factor de impacto de las revistas en las que publica, si está en el sistema nacional de investigadores o si ha participado en proyectos relevante según tu interés en un tema.

Consejo #002: La tesis es una apuesta, reflexiona si es o no para ti, y no te valores en función de si la haces o no.

Afortunadamente, en el programa de Ingeniería Física del MEFI, la tesis es opcional y la titulación es básicamente siempre y cuando se cumplan los 400 créditos. Los seminarios de tesis (I y II) cubren 20 créditos (10 cada uno), lo que de alguna manera significa que puedes administrar tu tiempo y tu aprendizaje de manera autodidacta, enfocándote en la investigación de los temas en los que deseas profesionalizarte y que podrían no ser cubiertos por los planes de estudios o la oferta académica.

Cabe aclarar que los créditos que ocupa la tesis suplen la carga de optativas (por lo menos 3), sin embargo, en el semestre que vayas a cumplir con los 400 créditos puedes tomar optativas extra, incluso aunque estés cargando seminario de tesis II.

La realidad es que la tesis no es el mejor camino para todas las personas. Por el lado académico, un artículo de investigación (paper) en una revista con buen factor de impacto puede considerarse de mayor peso que una tesis (por ejemplo, al postularte a una maestría); y por otro lado, para ciertas industrias puede que importe más el trabajo especializado que el de investigación en ciencia básica.

La realidad está llena de contrastes, y justamente la tesis ha sido de ayuda para algunos, entre los casos que podemos mencionar están Alejandro Santoscoy quien recibió el premio de la juventud en la categoría de innovación tecnológica, llevando su tesis al nivel de un proyecto de desarrollo tecnológico. Aunque también, quizá si deseas priorizar tu práctica y experiencia profesional, podrías elegir emplear el tiempo en ello según las oportunidades que se te presenten, en vez de usarlo en un proyecto de tesis.

Debe quedar claro que la tesis no determina tu valor como estudiante o profesional, siempre cada persona tiene su propio camino y lo mismo ocurre para la manera en la que elijas graduarte.

Consejo #003: Si es posible trabaja en tu tema desde un semestre previo a las asignaturas de seminarios de tesis.

En FIUADY, contamos con la asignatura “Introducción a la Metodología de Investigación” ubicada en el octavo semestre. Este es un espacio en el que puedes trabajar el protocolo de un proyecto de investigación, contando con el apoyo de un docente que te ayudará a desarrollar una metodología correcta para tu proceso de investigación, identificando qué es necesario saber, cómo aprenderlo y finalmente cómo realizar lo que deseas.

Uno de los caminos seguidos por varios estudiantes, es realizar un servicio social en institutos de investigación como el CINVESTAV Unidad Mérida, y a partir de ahí continuar hacia la tesis. En la Facultad también hay una gama de temas, orientados principalmente a ciencia de materiales, con enfoques que van desde lo computacional hasta lo experimental.

Consejo #004: Trabaja en lo que te apasione.

Un consejo personal, pero que sirve para no olvidar, que, en la medida de lo posible, debemos disfrutar de lo que hacemos.

Por ahora detendremos los consejos en este punto. En las siguientes entradas conoceremos a estudiantes que actualmente están realizando su tesis de licenciatura ¡y también nos compartirán sus consejos para hacer la tesis!


Este artículo fue realizado como parte de las actividades del servicio social de Elías Cobá en el proyecto “Ciencias Exactas para Todos”.